El Real Madrid ganó el Mundial de Clubes imponiéndose al Al Ain por 4-1. Los blancos no fallaron como River y acabaron conquistando su tercer Mundial consecutivo, algo que nadie había hecho.

El Al Ain, eso sí, no se lo puso nada fácil a un Madrid que vio como en los primeros minutos, sus fallos defensivos a punto estuvieron de costarle un disgusto en un par de ocasiones. El conjunto árabe tuvo una ocasión clarísima en el minuto 12, pero Ramos evitó bajo palos el gol de El Shahat que había aprovechado un fallo garrafal de Marcelo. Pero echando mano de los tópicos clásicos, se pasó del 0-1 al 1-0 en apenas un minuto. Un centro de Lucas Vázquez que Benzema se le dejó a Modric que marcó el 1-0 en el minuto 14. Pero el Al Ain no se amedrentó y respondió con un gol de Caio anulado por fuera de juego.

El Madrid supo frenar el ritmo del encuentro para no pasar apuros y lo consiguió simplemente corrigiendo sus fallos defensivos que minimizaron las ocasiones del Al Ain. Los blancos pudieron dejar sentenciado el partido y la final en los primeros 45 minutos, pero se encontró con Khalid Eisa, el meta del conjunto árabe que evitó con sendas paradas dos goles del Real Madrid en la recta final de ese primer acto.

El partido sentenciaría finalmente en la segunda mitad, con los goles de Marcos Llorente, con otro disparo lejano a bote pronto (minuto 60); y Sergio Ramos anotó el tercer tanto en el 79, a la salida de un córner. Al Ain acortó distancias a los 86 minutos por medio del japonés Tsukasa Shiotani, pero una acción de Vinicius Junior acabó con un disparo del brasileño que desvió a puerta Yahia Nader.