La estadounidense Mikaela Shiffrin demostró que no tiene rival y se adjudicó con relativa facilidad el eslalon de Semmering (Austria) por delante de la eslovaca Petra Vlhova y de la suiza Wendy Holdener. En esta última prueba volvió a demostrar un control total, sacando medio segundo en la primera bajada a sus rivales y ganando sin arriesgar demasiado en la segunda.

Esta victoria es la decimoquinta para Shiffrin en 2018 lo que es un nuevo récord de triunfos, tanto de hombres como de mujeres, en un año natural. La joven de 23 años consiguió con esta victoria la número 51 en la Copa del Mundo, de las cuales 36 son en eslalon, también récord femenino.

Desde el comienzo de la temporada la esquiadora estadounidense ya ha alcanzado ocho primeros puestos, y está más cómoda que nunca en la cima de la clasificación general, en la que casi dobla en puntos a la segunda clasificada Vlhova.