La National Women's Hockey League es la máxima competición profesional femenina de hockey hielo en Estados Unidos. La liga se inauguró en 2015, y las jugadoras profesionales de Norte América dejaban de tener a la Canadian Women's Hockey League (CWHL) como única referencia para competir en máxima competición.

En la primera temporada, la 2015/2016, inauguraron la NWHL cuatro equipos, donde Boston Pride dominó con 14 victorias, 3 derrotas y 1 en tiempo extra para 29 puntos, por delante de Connecticut Whale (13-5-0), Buffalo Beauts (5-9-4) y New York Riveters (4-12-2). En los Playoffs (al mejor de tres partidos), las Pride eliminaron por 2-0 a las colistas neoyorkinas, para clasificar a la final donde vencieron a las de Buffalo por 2-0, quienes previamente habían vencido a Connecticut 1-2. Boston Pride se convirtió en el primer equipo que alzaba la llamada Isobel Cup, con Brianna Decker como MVP.

En el siguiente año, 2016/2017, la liga permaneció con cuatro participantes, donde Boston volvió a acabar primero y con más autoridad (16-1-0). Riveters escaló a la segunda plaza (8-7-3) y Beauts (6-10-1) y Whale (5-12-1) ocuparon la 3ª y 4ª posición respectivamente. Pero la postseason (ya eliminatoria a un único enfrentamiento) estuvo llena de sorpresas, aunque Pride repitió presencia en la final al vencer a Connecticut por 8-2. Fueron las de Buffalo las que acapararían todos los focos eliminando a Riveters por 2-4 y colándose nuevamente en la final, donde esta vez sí salieron como campeonas, superando por 2-3 a las Pride. Sin embargo, Brianna Decker seguía siendo la mejor jugadora.

El último curso 2017/2018 mantuvo a los cuatro equipos pero con la diferencia de que las Riveters cambiaron a llamarse Metropolitan Riveters, y pasaron a controlar la competición. Acabaron primeras, 13-3-0, pero con solo una victoria más que las defensoras del título, las de Buffalo (12-4-0). Boston Pride (4-8-4) y Connecticut Whale (3-11-2) se vieron reducidos a las dos últimas posiciones, y además no pasaron de las semifinales por la Isobel Cup. Riveters superó por 5-0 a las de Connecticut y Buffalo y Boston se reencontraban, siendo las Beauts las que se llevarían el gato al agua en el overtime (3-2). La final terminó con un resultado muy ajustado de 1-0, a favor de las Metropolitan Riveters que conquistaban su primer título y por tercera edición se tenía a un nuevo equipo campeón. En esta ocasión el galardón de MVP se lo adjudicó Alexa Gruschow.

A partir de la temporada 2018/2019 las podéis seguir en Historia Deportiva en este enlace.