Finalizó la primera semana de competiciones oficiales del mayor evento roller del mundo. La delegación española consiguió una medalla de oro y tres medallas de bronce en los World Roller Games. Oscar Rodríguez se llevó el oro en los Time Trial de Skateboard Downhill, el velocista Andreu Greses subió al tercer escalón del podio tras completar una carrera espectacular en la final de Inline Cross y Luis Barrios obtuvo el bronce en la modalidad de Street de Scooter.

La primera medalla llegaba en inline downhill. Andreu Greses logró la medalla de bronce en Inline Cross, llegando detrás del galo Behr Sylvain y del italiano Luca Presti. El velocista del Comité Nacional de Descenso consiguió el cuarto metal para la delegación española contando competiciones júnior.

En longboard, Óscar Rodríguez logró el mejor tiempo (45.76), récord del circuito y medalla de oro en la final de descenso de skateboarding. El podio lo completaron el francés Marakrian Yanis (45.81) y el canadiense Dane Hanna. Además, Óscar se hizo de bronce también en Skateboard Racing. Esta vez Hanna se haría con el título de dicha prueba, con la plata ocupada por el australiano Harry Clarke,

El Scooter español dio otra medalla de bronce absoluta gracias a la gran actuación de Luis Barrios. Consiguió 79'30 puntos, casi 8 más que el checo Richard Zelinka, cuarto clasificado. Hubo doblete francés en el podio, con el título para Auguste Pellaud (89'07) y la plata para Jonathan Perroni, con además Erik Ávila también disputando esta final, y terminó sexto (56'33). Es el primer metal de la historia para la RFEP en este deporte.