Rafael Nadal conquistó por cuarta vez en su carrera el Abierto de Estados Unidos al derrotar en cinco sets al ruso Daniil Medvedev (7-5, 6-3, 5-7, 4-6 y 6-4), quien disputó su primera gran final. Es su 19º título de Grand Slam y se coloca a uno solo del gran Roger Federer.

Desde hace una década nos encontramos en una batalla sin igual por ver quién es el mejor tenista de la historia. Y tiene toda la pinta de continuar unos pocos años más porque, con permiso de Medvedev, no se ve a nadie capaz de apartar ni a Nadal ni a Djokovic. Junto a Federer, los tres han conquistado 51 de los últimos 58 títulos grandes, repartiéndose los últimos 11.

Fue una final épica, de las que hacen historia. Medvedev rompió el servicio de Nadal en el tercer juego, aunque el español respondió al instante con una rotura. Empezó a partir de ese momento un recital del mallorquín con el servicio, con tres juegos consecutivos en blanco. A Medvedev le sucedía todo lo contrario. Sufría con su saque, como lo demuestra que superó dos pelotas de break en el octavo juego y necesitó siete minutos para adjudicarse el décimo. Tanto fue el cántaro a la fuente que en el duodécimo se rompió la baraja y Nadal se adjudicaba el set por 7-5.

El ánimo de Medvedev fue decayendo. Nadal le rompió en el sexto juego del segundo set, suficiente para adjudicárselo por 6-3. El ruso, que disputaba su séptima final del año, cuarta consecutiva, con dos victorias, en Sofía y Cincinnati, parecía muy cansado.

Pero el tercer set fue diferente. Los primeros compases del parcial fueron una copia del segundo, con ambos jugadores conservando sus respectivos servicios. Hasta que en el quinto juego se repitió la historia. Nadal rompió el saque de su rival, que fue respondido a continuación por el ruso. Y en el duodécimo el moscovita rompió el servicio de su rival y se anotó su primer set. 

Además, el cuarto set se decidió con una rotura de Medvedev en el décimo juego. Con ello, el partido se iba a un quinto y definitivo en un duelo que lo ganaría el que demostrara más temple. Y se lo llevó Nadal 6-4 tras tres pelotas de partido. FUENTE

WIKIPEDIA