Javier Gómez Noya hizo un buen sector de natación y participó en un vertiginoso tramo ciclista, pero perdió la prueba madrileña de las Series Mundiales en los primeros momentos de la carrera a pie. Madrid sigue siendo un lugar maldito para el gallego, que no ha logrado vencer nunca en los alrededores del Lago de la Casa de Campo.

Poco después de la transición, los hermanos Brownlee (Alistair y Jonathan) dinamitaron la carrera. Javier fue el que mejor resistió a los dos británicos, pero su tremendo esfuerzo fue insuficiente. Los ingleses corrían en pos de la victoria, que se llevó Alistair, como autómatas ciegos e implacables.