Usain Bolt se tomó la revancha sobre sí mismo y sobre su descalificación en los 100 metros y se impuso en la distancia doble con mucha facilidad y con una marca espectacular de 19.40, el cuarto mejor registro de la historia, hecho con un viento favorable legal de 0,8. La plata fue para el estadounidense Walter Dix (19.70) y el bronce para el francés Christophe Lemaitre (19.80), el segundo mejor registro de siempre para un velocista blanco, sólo por detrás del italiano Pietro Mennea, que en 1979 corrió en la altitud de México en 19.72. Lemeitre remontó en la recta al noruego nacido en Gambia Jaysuma Saidy Ndure, que también bajó de los 20 segundos: 19.95.



Bolt dominó ya en la curva, a pesar de que, por su inmensa zancada, tiene dificultades para correr fluidamente. Había reaccionado al disparo en 193 milésimas, el tiempo más lento entre los competidores. Sin duda, existe prevención en el caribeño tras su descalificación por salida falsa en los 100 metros.

En la recta se mostró imperial y se destacó limpiamente de todos sus rivales para sumar su primer oro en estos Mundiales de Daegu.


La atleta rusa Anna Chicherova le ha arrebatado el cetro mundial a su rival habitual y vigente bicampeona, la croata Blanka Vlasic, en la final de salto de altura disputada este sábado en los Mundiales de Daegu.

Al igual que ocurrió en Osaka''07 y en Berlín''09, la final de altura se quedó en un mano a mano entre Chicherova y Vlasic, pero esta vez cambió el guión. Si en Japón y Alemania la croata se proclamó vencedora, esta vez le ha tocado a la rusa tocar la gloria.


Manuel Olmedo se clasificó en la cuarta posición de la final de 1.500 metros, gracias a una última recta prodigiosa en la que remontó hasta acariciar la medalla de bronce. Hubo doblete keniano con Asbel Kiprop, actual campeón olímpico (3:35.69) y el líder de la temporada, Silas Kiplagat (3:35.92), mientras la tercera plaza fue para el estadounidense Matthew Centrowicz (3:36.08).

Olmedo consiguió un registro de 3:36.33 y precedió en la meta a los marroquíes Abdalaati Iguider (3:36.56) y Mohamed Moustaoui (3:36.80). La carrera fue lanzada por el neozelandés Nicholas Willis (1:00.02 por los 400 y 2:01.71 por los 800), que pagó caro su empeño y terminó en la última posición.