Estados Unidos venció 2-1 a Ghana con el gol más rápido en lo que va del Campeonato Mundial Brasil 2014, anotado por Clint Dempsey a los 30 segundos de pitido inicial.

El atacante del Seattle Sounders aprovechó un error defensivo de los ghaneses y tras una buena acción personal venció al arquero Kwarasey con un disparo al segundo palo. De ahí en adelante, los estadounidenses se acomodaron en el campo y en defensa neutralizaron las embestidas de Asamoah Gyan y Andre Ayew.

En los segundos 45 minutos, los norteamericanos mostraron mucho orden en cada una de sus líneas y sacrificio, sobre todo, de sus principales volantes: Bedoya y Beckerman. Sin embargo, Estados Unidos perdió peso ofensivo por la sensible baja por lesión de Altidore.

Por otro lado, Ghana salió al campo de juego con una actitud más agresiva. El técnico africano dispuso los ingresos de sus principales figuras como Kevin Prince Boateng y Michael Essien. Ayew, Asamoah y Boateng hicieron ‘diabluras’ en la zona defensiva rival, pero no podían empatar el partido pues fallaban notablemente en la definición. Recién a los 82’, tras una buena combinación en el área norteamericana, apareció Andre Ayew para anotar el empate.

Pero como el fútbol no premia los merecimientos sino la efectividad de los equipos, Estados Unidos marcó el 2-1 final a falta de cuatro minutos: tras la salida de un córner, John Brooks aprovechó la débil marca de los zagueros para conectar con golpe de cabeza y superar la resistencia de Kwarasey.