El keniano Eliud Kipchoge, récord mundial de maratón, derribó en Viena el legendario muro de las dos horas sobre la distancia con un tiempo de 1:59:40, una marca que sin embargo no será oficial por las ayudas externas que recibió. Contó con la ayuda de 71 liebres de primer nivel y fue detrás de un coche eléctrico que marcaba el ritmo a seguir durante toda la prueba.

El maratoniano más rápido de la historia ha reventado el crono corriendo los 42.195 metros a una velocidad media más propia de un sprint, con una media de 17 segundos por cada 100 metros, 2 minutos 50 segundos por kilómetros.

Además,  su compatriota Brigid Kosgei se convirtió en la primera mujer en correr la distancia en menos de 2h15 al establecer en Chicago un nuevo récord mundial femenino con un tiempo de 2:14:04. Rebajó así la anterior plusmarca que ostentaba la británica Paula Radcliffe con 2:15:25 desde el 13 de abril de 2003 en Londres.

La keniana subió a lo más alto del podio escoltada por las etíopes Ababel Yeshaneh (2:20:51) y Gelete Burka (2:20:55), quienes precedieron a la estadounidense Emma Bates (2:25:27) y a la irlandesa Fionnuala McCormack (2:26:47). En la carrera masculina también hubo triunfo keniano. Lawrence Cherono ganó con un tiempo de 2:05:45, en un final ajustado a los etíopes Dejene Debela (2:05:46) y Asefa Mengstu (2:05:48). Por su parte, el británico Mo Farah no pudo revalidar su título al descolgarse antes de la mitad del recorrido. Concluyó 8º con un tiempo de 2:09:58. FUENTE