Sin necesidad de lluvia, la Fórmula 1 volvió a vivir una carrera de las que se recuerdan durante mucho tiempo. Verstappen ganó a Hamilton el duelo en pista y se hizo con su octava victoria gracias a una mejor estrategia y una mejor gestión de todos los problemas que surgieron. Hamilton terminó tercero y con el coche dañado, pero fue sancionado por provocar un accidente con Albon. Gasly fue segundo con el Toro Rosso y logró su primer podio.

Carlos Sainz, que salía último, brilló y terminó cuarto, heredando el tercer escalón del podio cuando sancionaron a Hamilton. El español y Gasly se favorecieron del drama de los Ferrari, pues Vettel y Leclerc se tocaron en las últimas vueltas, arruinando su carrera y perdiendo toda opción de acabar terceros el campeonato.

Ese accidente provocó el Safety Car que propició la locura final. Leclerc pasó a Vettel en la frenada de la primera curva, pero el tetracampeón se mantuvo detrás. En la segunda zona de DRS, Vettel le adelantó, pero se tocaron y ambos acabaron fuera de carrera, con un neumático reventado.

La aparición del Safety Car hizo que Hamilton entrara en boxes, dejando a tres Honda (Verstappen, Albon y Gasly con el Toro Rosso) en el podio. A falta de dos giros se relanzó la prueba, y Hamilton pasó al ataque. Adelantó con facilidad a Gasly, pero se tocó con Albon, al que hizo trompear y perder el podio, en favor del español Carlos Sainz que marchaba cuarto por delante de Kimi Raikkonen y Antonio Giovinazzi. Daniel Ricciardo fue sexto y el británico sería séptimo. FUENTE