Michael Ballack se retira del fútbol a los 36 años. El alemán termina su carrera como profesional después de no encontrar equipo tras pasar las dos últimas temporadas de su carrera en el Bayer Leverkusen, donde empezó a destacar y con el que jugó la primera de las dos finales de Champions que perdió.

Con el club alemán finalizó contrato este verano y se le relacionó con varios equipos, sobre todo el australiano Sydney Wanderers, pero finalmente no llegó a ningún acuerdo y ha optado por colgar las botas.

Militó cuatro temporadas en el Bayern Múnich y otras cuatro en el Chelsea. Jugó 98 partidos con la selección alemana, de la que fue capitán, y fue subcampeón del Mundial en 2002 y de la Eurocopa en 2008. Entre sus títulos destacan cuatro Bundesligas y una Premier League.