Nadie en el mundo esperaba que sucediera algo extraño. Era la última función de uno de los mejores caballos de todos los tiempos. Tal vez pueda resultar exagerada la afirmación pero Frankel consiguió en todas sus actuaciones ubicarse a la altura de los mejores caballos que hayan existido jamás. El último sábado ofreció su obra final, en los 2000 metros del QIPCO Champion Stakes (G1 – 2000 metros, £1.300.000), disputado en Ascot, el escenario inglés en el que siempre brindo funciones memorable. Esta vez brilló, pero ganó por un cuerpo y tres cuartos.

 Fueron varios los atenuantes que se podrían haber utilizado en caso de una derrota pero no la lluvia caída en la previa, ni una largada defectuosa fueron impedimentos para el gran campeón. Pasó del último lugar al primero y cuando superó la línea de Cirrus des Aigles (Even Top), su jinete recurrió a la fusta para asegurar la contienda. A sus patas quedó rendido un león como el caballo francés, con victorias internacionales de primer nivel. Tercero llegó otro caballo superlativo, el irlandés Nathaniel (Galileo), tras un registro de 2m10s22.



Frankel nació en Inglaterra en 2008 y desciende de Galileo (Salder’s Wells) y Kind (Danehill). Fue criado y es propiedad de Khalid Abdullah, que es lo mismo que decir Juddmonte Farms. Lo entrena el gran Sir Henry Cecil y fue dirigido por Tom Queally. Ganador de 14 sobre 14 fue elegido Caballo del Año en Europa, Campeón Dos Años y Campeón Tres Años de su generación en el viejo continente. Sus ganancias ascienden a £ 2.998.302 y tras la competencia, su propietario anunció oficialmente su retiro de las pistas.