Caín se lanzó al abordaje desde el inicio, hasta conseguir derribar a Junior, aunque éste de inmediato se levantó demostrando una gran defensa, ya que en los posteriores intentos, Junior se quitó a Caín de forma fácil.

Ambos peleadores entraron al intercambio de golpes, manteniéndose y recibiendo los ataques aunque Caín consiguió hacer sangrar a Junior y le acomodó un derechazo con el cual lo derribó, para posteriormente golpearlo en el suelo contra la reja, haciendo que Junior sólo se defendiera y al momento de levantarse fuera de nuevo derribado en dos ocasiones. Caín continuó en el mismo tenor atacando la cara de su rival hasta que terminó el primer asalto.

Para el último episodio Caín de nuevo mando a la reja a Junior, aunque Junior evitó la caída de nueva cuenta cuando Velásquez tomó una de las piernas el Campeón respondió con sendos golpes, después un par de derechazos, aunque Caín no aminoró su labor de buscar el derribe.

Caín de nuevo cumplió el cometido y tiró a Junior, lo mantuvo en el suelo por un momento para propinarle fuertes golpes en la cara, aunque el de Brasil no se rindió y de inmediato se puso de pie, pero no sin quedarse de nueva cuenta a merced de Caín, quien le soltó una patada al rostro cuando el brasileño intentó levantarse. El combate terminó y la decisión fue más que obvia, los jueces le dieron por unanimidad la victoria a Caín Velásquez, quien se proclamó por segunda ocasión como Campeón Completo de UFC.