Miami Heat ha logrado empatar y que se jugase el último partido tras derrotar en la prórroga a los de San Antonio. Los Spurs no bajaron la guardia durante todo el encuentro pese a que fueran por debajo del marcador más de la mitad del encuentro, y fue ya en el 3º cuarto cuando se pusieron por delante y abrir la brecha psicológica de los diez puntos para irse al último cuarto en ventaja.


Pero los Heat encendieron la moto para evitar perder la final, reduciendo la ventaja a tres puntos cuando sólo llevaban 3 minutos de cuarto, poniéndose las pilas en defensa y empatando el sexto partido a falta de 6 minutos. Parker empató con un triplazo a falta de 1:30. En la siguiente jugada, roba un pase y en el contraataque entra hasta la cocina, tomando el mando los Spurs. La defensa del francés al MVP 2013, LeBron James, hizo que los Heat pierdan numerosos balones en la recta final: 3 pérdidas consecutivas. Sin embargo, 2 triples en las últimas jugadas de James y Allen mandaron el partido a la prórroga. En el tiempo extra, las diferencias fueron mínimas, y unos malos ataques seguido de Spurs permitieron que los Heat forzasen el séptimo partido.