El Barcelona ganó en el Palau Blaugrana, por cuarta vez en su historia, la Copa Intercontinental de hockey sobre patines al superar por 6-2, con cierta facilidad, al equipo Petroleros YPF de Mendoza argentino. El Barcelona ya la había ganado en tres ocasiones: 1998, 2006 y 2009.

El equipo sudamericano comenzó bien el encuentro, con un Julián Martínez muy incisivo en ataque que tuvo al menos dos ocasiones claras para inaugurar el marcador. Sin embargo, mediada la primera parte, el Barcelona empezó a dominar, con incursiones en el área y con Grimalt luciéndose para atajar los contraataques locales

Tras el descanso, siguió el espectáculo del campeón de Europa, con goles de Alvarez y Marín que sentenciaron la final.

En el último cuarto del partido, en el que se cometieron muchas faltas, Alvarez, de pena máxima, marcó el quinto para los suyos, de nuevo Baielli redujo distancias y Pascual, aprovechando una superioridad numérica, cerró el marcador de forma definitiva.