Eslovenia no supo estar a la altura en el partido de cuartos de final de este Mundial de balonmano que se disputa en Qatar, que los enfrentaba a los vigentes campeones olímpicos, y Francia ganó con un contundente 32-23.

Con un contundente parcial 1-7 en los primeros 11 minutos, en los que Thierry Omeyer fue una pesadilla para los jugadores eslovenos, Francia acabó con el sueño de su rival.


Eslovenia era incapaz de superar a la defensa rival y los franceses, con un juego veloz, explotaban que el equipo de Boris Denic no podía armar su sólido sistema (10-18 al descanso).

Parecía sentenciado el duelo, pero en la reanudación varias paradas de Gorazd Skof fueron suficiente motivo para meterle el miedo a Francia (17-23).

Incluso Eslovenia llegó a disfrutar de dos ataques para ponerse a tres goles a falta de poco más de 10 minutos, pero perdonó y Francia sentenció con un parcial 0-3.