Los vigentes campeones del mundo, España ha caído en las semifinales del Mundial 2015 ante Francia por 22-26. Los hispanos lucharon hasta el final, pero los franceses fueron demasiado para ellos y se tendrán que conformar con el partido por el bronce. La selección de Francia, con un enorme Omeyer bajo los palos, y los colegiados eslovenos, Krstic y Ljubic, nos sacaron del partido en los momentos claves.

Los Hispanos no comenzaron bien el encuentro con una defensa que daba facilidades a los galos y que poco a poco fueron cogiendo una ventaja de hasta de 5 goles de diferencia a su favor. Cadenas tuvo que realizar algunos cambios en el ataque español puesto que no fluía el juego hispano (14-18 al descanso).

En el segundo tiempo, los hispanos salieron de otra manera pensando que se podía dar la vuelta al marcador. Así, en los primeros minutos, la distancia de los franceses se iba acortando hasta llegar a un 18-19 con balón para España y gol de Chema Rodríguez, mal anulado por los colegiados eslovenos.

El portero francés apareció, otra vez, como un verdadero muro en las últimas jugadas y abortó cualquier intento de acercamiento en el marcador. Sin olvidarnos que Gonzalo Pérez de Vargas en la portería española realizó una buena serie de paradas que nos mantenía vivos en el partido durante muchos minutos.