Qatar sigue sorprendiendo en este su Mundial 2015 de balonmano, pues derrotaron por 31-29 a la selección polaca en las semifinales, dándolos el pase a la final para la lucha por el oro. El equipo de Valero Rivera se ha convertido en la primera selección no europea en llegar a la final.

El partido se mantenía igualado en el primer tiempo con un duelo de golpes: Polonia cubría bien en defensa al hispano-qatarí Borja Vidal y abría la veda en el marcador con pases al pivote Syprzak. Por su parte, Qatar probaba fortuna desde diferentes ángulos y se mantenía con vida en el partido.

Frente a una ligera ventaja que conseguían los polacos por medio del lateral izquierdo Michal Jurecki, el ataque qatarí se encontraba desaparecido. Pero los anfitriones recuperaban efectividad con los goles de Roine y Alla. Esto, sumado a las paradas de Danijel Saric permitía que se adelantaran, e incluso consiguieran una buena ventaja (13-16).

En la segunda mitad, Qatar salía enchufada y conseguía robar balones en defensa y Daniel Saric hacía que la portería fuera más pequeña con sus paradas; por ende, los de Valero Rivera se iban a 5 de distancia. Solicitaba el tiempo muerto Polonia y acortaba distancias, pero Bartosz Jurecki era expulsado y Mahmoud Hassab Alla conseguía el gol de la tarde con una vaselina desde el extremo en superioridad.

Qatar notaba la ausencia de Capote, que no salía a la pista por molestias y Polonia lo aprovechaba para intentar acortar. Sin embargo, cada vez que los polacos se acercaban en el marcador aparecía de nuevo Saric, para convertirse en el héroe, y la revelación del partido: Kamalaldin Mallash.