El australiano Cadel Evans, ganador del Tour de Francia en 2011 y del Mundial de Mendrisio en 2009, puso fin a su carrera de 18 años como ciclista profesional con un quinto lugar en la Cadel Evans Great Ocean Race, en Barwon Heads (Australia).

La prueba la ganó el belga Gianni Meersman que se impuso al sprint tras 178 kilómetros en un grupo de 9 corredores, seguido de los australianos Simon Clarke y Nathan Haas.