En el PPV de Fastlane se puso en juego el cinturón por parejas que poseían los hermanos Usos, y pasaron a las manos de Tyson Kidd y Antonio Cesaro, una nueva pareja que combina fuerza y técnica.

El combate fue bastante dinámico por el ritmo que los hermanos samoanos le imprimían; sin embargo, Cesaro y Kidd aprovecharon la oportunidad que tuvieron para finalizar la lucha tras distraerse uno de los hermanos aplicándole una Samoa Kick a Cesaro, distracción que aprovechó Tyson Kidd para que cuando se diera la vuelta efectuase su Code Blue que le sirvió para la victoria.