Beñat Intxausti (Movistar) ganó en solitario la octava etapa del Giro de Italia, que finalizó en la estación de Campitello Matese, tras la que su compatriota Alberto Contador (Tinkoff), se mantiene como líder de la carrera

A falta de 3,5 km dejó al suizo Sebastien Reichenbach, el último ciclista que aguantó el ritmo del corredor del Movistar e Intxausti se digirió en solitario a la meta para, a sus 29 años, lograr su segunda victoria parcial en el Giro, tras la que consiguió en Ivrea en 2013, en el que también llevó la preciada maglia rosa.

En ese ascenso final, a 1.430 metros de altitud, el ciclista español Intxausti aventajó en meta en 20 segundos a su compatriota Mikel Landa, compañero de Aru que saltó del pelotón principal a cinco km para la meta.

Contador, cuyo rendimiento era una incógnita tras la lesión de hombro que sufrió el jueves al caerse en la meta, no cedió ante los ataques de sus rivales directos, sobre todo del italiano Fabio Aru (Astana) en el último puerto de la jornada, una ascenso de 13 km (con un desnivel medio del 6,9%) en Campitello Matese. En la clasificación general individual, Contador amplía a cuatro segundos la ventaja sobre Aru gracias a dos segundos de bonificación obtenidos en la meta.
El domingo se disputará la 9ª etapa, de 215 km de un recorrido accidentado entre Benevento y San Giorgio del Sannio, en la víspera de la primera jornada de reposo

Foto: AFP