España se mantiene en la elite del atletismo europeo después de finalizar octava (230,5 puntos) en el Campeonato de Europa de selecciones que se ha disputado en la ciudad rusa de Cheboksary


La capitana de España volvió a demostrar su gran estado de forma. Tras sus victorias en la Diamond League de Roma y Nueva York, la cántabra se hizo con la segunda plaza con 1,97 metros, sólo superada por la rusa Kuchina, la única que batió los 1,99 metros.    Por su parte, el leonés Roberto Alaiz logró un meritorio segundo puesto en la prueba de los 3.000 metros, con un crono de 8:35.07. En una carrera muy lenta supo maniobrar con inteligencia y sólo cedió ante el cambio del germano Ringer.

Además, destacó el quinto puesto en triple salto de Sergio Solanas, que se fue hasta 16,57 metros (+2,2) en su segundo intento. Otro de los destacados de la tarde fue Frank Casañas que consiguió meterse en la mejora y en su último lanzamiento en el disco se fue hasta 60,01 metros (mejor marca española del año), consiguiendo una valiosa tercera plaza final.

También pelearon Fernando Carro en los 3.000 metros obstáculos, en su debut en el Campeonato de Europa de selecciones, asegurando una sexta plaza para España, y Bruno Hortelano, en la prueba de 200 metros, donde marcó 20.88, para lograr otro sexto puesto.    La competición se cerró con las tradicionales pruebas de 4x400 metros.

En la femenina, España fue novena en la clasificación conjunta con 3:35.48, mientras que los hombres ascendieron hasta la séptima plaza con un crono de 3:06.35.

La clasificación final fue: Rusia (368'5), Alemania (346'5), Francia (319'5), Polonia (317), Gran Bretaña (291), Italia (288), Ucrania (281'5), España (230'5), Bielorrusia (217), Suecia (187), Finlandia (149'5) y Noruega (121). 

La disputa de esta cita continental por selecciones volverá dentro de dos años ya que la próxima temporada se celebra el Campeonato de Europa de Ámsterdam en el mes de junio.


Foto: RFEA.es