El jinete mexicano Víctor Espinoza, montado en el caballo American Pharoah ha hecho historia en Estados Unidos al ganar la Triple Corona luego de consagrarse en Belmont Stakes, un logro que no se conseguía desde que lo hizo Affirmed en 1978
Tras sus previos éxitos en el Derby de Kentucky y el Preakness Stakes, el pura sangre americano se convirtió así en el dudécimo ejemplar que desde 1875 conquista la Triple Corona norteamericana, 37 años después del último campeón, "Affirmed" (1978).
Propiedad del egipcio Ahmed Zayat, y ya vendido como futuro semental para el emporio irlandés de Coolmore, "American Pharoah" afrontaba este día un test de pulmón, los 2.400 metros, una distancia casi maratoniana en el turf estadounidense. 
Y la ha pasado con nota, pues se ha atrevido a afrontar la carrera en punta, en su estilo habitual, y ha sido capaz incluso de aumentar su ventaja en la recta de tribunas hasta cruzar la meta con cinco cuerpos sobre "Frosted" bajo las manos del jockey mexicano Víctor Espinoza.
Ahora resta por saber si "American Pharoah" seguirá en competición. Lo único seguro es que se ha impuesto en una carrera que repartía 1,43 millones de euros en premios.
Entre la docena de caballos de tres años que han logrado esta hazaña se encuentran ejemplares como "Secretariat", cuya vida fue llevada recientemente al cine, en una cinta que resultó nominada para el Oscar de Hollywood. A buen seguro que a no mucho tardar "American Pharoah" pasará por la pantalla grande.

Fuente: EFE
Foto: Reuters