La veterana española Ruth Beitia terminó en quinta posición en la final de salto de altura del Mundial de Pekín, al quedarse en 1,99 metros y derribar tres veces la barrera a 2,01, tras lo cual anunció que "posiblemente" sea su última vez en esta competición
La de Beitia era la gran esperanza que le quedaba a España en la recta final del Mundial, donde sólo ha conseguido un metal, aunque dorado, el de Miguel Ángel López en los 20 kilómetros marcha.
Tras su quinto puesto, la saltadora, de 36 años, se mostró muy decepcionada en su probable despedida de los Mundiales de Atletismo al aire libre. "Cada día es un regalo y cada día que pasa se escapa. Además, no quiero decir nada, porque no sé si lo voy a cumplir, pero posiblemente sí que sea mi último Mundial al aire libre. Posiblemente", declaró Beitia.
"Me sabe mal. 1,99 está bien, es prácticamente mi mejor marca de la temporada (2,00 metros), pero estaba para saltar más, así que es poquito. Mis expectativas eran para luchar por una medalla y para algo más", reconoció la capitana del equipo español, que tiene una plusmarca personal de 2,02 metros.
Beitia insistió en que no sabía qué podía haber fallado porque se encontraba muy bien, con confianza y con buenas sensaciones antes de esta cita de Pekín-2015, donde el oro fue para la rusa Maria Kuchina, la plata para la croata Blanka Vlasic y el bronce para la también rusa Anna Chicherova. Las tres saltaron 2,01. "No sé qué ha fallado. Pues que no he saltado el 2,01, eso es lo que ha pasado. Tres oportunidades y no salió, así funciona esto", se resignó con amargura.
"Ahora me siento triste, pero en cinco minutos le daré la vuelta a la tortilla y para adelante", prometió, subrayando que ya está pensando en la reunión de atletismo de Bruselas, donde clausurará la temporada de la Liga de Diamante.
- Colección incompleta -
Lo que sí dejó claro es que no le desconcentró que su tercer intento ante la barrera del 2,01 metros fuera justo después de la victoria del británico Mo Farah en los 5.000 metros, con el ruido del público por el oro de una de las estrellas del Mundial. "No escucho nada de lo que ocurre en el estadio. Cuando estoy en la competición, trazó una línea entre el listón y el resto", afirmó.
En su brillante palmarés, Beitia sólo ha conseguido subir una vez al podio en un Mundial al aire libre, hace dos años en Moscú-2013, con un bronce. Le ha ido mejor en el Mundial bajo techo, con tres medallas (plata en Doha-2010 y bronces en Moscú-2006 y Sopot-2014), aunque ninguna de oro.
Donde sí ha conseguido títulos es en los campeonatos de Europa, donde acumula siete medallas y tres son de oro, los tres últimos Europeos disputados, al aire libre en Helsinki-2012 y Zúrich-2014, y en pista cubierta en Gotemburgo-2013.
Beitia había planeado inicialmente retirarse después de los Juegos Olímpicos de Londres-2012, donde quedó cuarta, pero decidió continuar en el siguiente ciclo olímpico, con la mente puesta en tomarse la revancha en la que será su gran desafío, conseguir su primera medalla olímpica en Río de Janeiro-2016.

Fuente. AFP