Julia Figueroa, que cayó este lunes en octavos de final del Mundial de Astaná(Kazajistán) ante la surcoreana Jeang Bo Keyeong, aunque expresado que vuelve "preocupada" tras lesionarse en el combate
Figueroa ha desvelado a Efe que "nada más empezar" el combate de octavos de final sintió un "crujido y un pinchazo en la rodilla izquierda", ante el que intentó seguir pero la surcoreana "forzó y fue cuando consiguió el ippon" que la dejó fuera de combate aunque en realidad ya lo estaba segundos antes.
"Me encontraba muy bien, pero me hice daño y son cosas que pasan en la alta competición; aunque ahora estoy más preocupada por la lesión que por lo que resta de año", ha subrayado la cordobesa.
Así que la judoca del Terra i Mar de Valencia ha señalado que cuando llegue a España el próximo 27 de agosto se someterá a una resonancia magnética para saber el alcance exacto de la lesión que por el momento desconoce.
"Con la lesión y el dolor intenté seguir, pero la coreana en una acción se me enganchó en la rodilla. Intenté saltar, pero me la tenía enganchada y no pude hacer nada" para evitar la derrota por una llave definitiva, ha explicado Figueroa.
La cordobesa ya sufrió una lesión muscular en abril que le impidió estar presente en elMaster de Rabat (Marruecos), donde se daban cita las dieciséis mejores judocas de cada peso.
Ahora espera que la lesión no sea muy grave para poder acabar la temporada con lastres pruebas que tiene previstas de la gira asiática, aunque sobre todo no quiere pensar que la dolencia pueda afectar a su presencia en los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro 2016 para los que gracias a su sexta posición en el ránking mundial tiene conseguido el pasaporte virtualmente.

Por su parte, Sugoi Uriarte y David Ramírez, en la categoría de menos de 66 kilos, y Laura Gómez, en menos de 52, han caído eliminados en la segunda jornada 
En la jornada de mañana será el turno de Kiyoshi Uematsu y Javier Ramírez en menos de 73 kilos, y Concepción Bellorín, en menos de 57 kilos.

Fuente: EFE