El domingo pasado se disputó uno de los PPVs más importantes del año, Summerslam. El espectáculo estaba garantizado, y además, hubo dos cambios de caras en los cinturones: The New Day recuperó el título por parejas y Seth Rollins se quedó con su WWE World Heavyweigth Championship y arrebató a John Cena el cinturón de los Estados Unidos. Por otro lado, The Undertaker regresó al ring y se tomó la revancha ante el hombre que rompió su racha de victorias en WrestleMania, Brock Lesnar.



En primer lugar, The New Day volvieron a ser campeones por equipos, derrotando a los excampeones The Prime Time Players, a los Matadores y a The Lucha Dragons. Aprovecharon un "megasuplex" entre Lucha Dragons y Titus O'Neil, y posteriormete el campeón ejecutó su Sitout-Spinebuster (Clash of the Titus). Acto seguido, Big E quitó del medio a O'Neil para que la oportunidad pasara a manos de Kingston y se llevara la cuenta de tres sobre uno de los Matadores.

En segundo lugar, Seth Rollins es ahora el nuevo campeón de los Estados Unidos y de los Pesos Pesados de la WWE. Tras un combate vibrante con grandes y numerosos movimientos por parte de ambos, el combate llegó a su fin con un Pedigree sobre una silla que dio el presentador de Summerslam, Jon Stewart, a Rollins, y así despojar a John Cena del United States Championship.

Por último, el combate estelar lo protagonizaban The Undertaker y Brock Lesnar. Fue una pelea muy dura, con sangre en la cabeza de Lesnar y "El Hombre Muerto" dando grandes muestras de dolor por la fuerza de los golpes y llaves del súbdito de Paul Heyman. Sin embargo, pese a que venciera y se tomara la venganza The Undertaker, el combate acabó en polémica. Lesnar hizo rendir con su Kimura Lock a su contrincante, pero nadie vio las palmadas de Undertaker, ni el propio árbitro, y el combate siguió hasta que el hombre casi invicto en WrestleMania dejara inconsciente con su Hell's Gate a Lesnar.