La selección española masculina de baloncesto en silla de ruedas se clasificó para los Juegos Paralímpicos de Río de Janeiro 2016 después de arrollar a Italia (55-86) en el partido por el quinto y sexto puesto del Europeo en Worcester (Gran Bretaña)



Hacía más de 10 años que España no anotaba tanto en un encuentro oficial, prueba de la contundente victoria que le llevó al objetivo paralímpico.

Además, lo hizo a lo grande, con una victoria sin paliativos contra un equipo italiano que fue una caricatura en el Worcester Arena, inmerso en aguas turbulentas después de que el seleccionador transalpino, Dionigi Cappelleti, dimitiera en la madrugada del pasado viernes tras caer en  el partido más descafeinado de cuartos de final contra Gran Bretaña, teniendo que asumir la jefatura del cuerpo técnico su ayudante, Roberto Ceriscioli, exjugador y actual entrenador del Santo Stefano Banca Marche.
 
A pesar de haber obtenido la medalla de bronce en los dos últimos Europeos (Nazaret 2011 y Fráncfort 2013), España acudió a Worcester con un objetivo básico: terminar entre los cinco primeros para competir así en Río 2016. Italia llegó con ese mismo propósito y tuvo que conformarse con el sexto puesto dando una imagen impropia de una triple campeona continental (Porto Torres 2003, París 2005 y Adana 2009) y con una plantilla con jugadores con mucho oficio.
 
España ya derrotó a Italia en los cuartos de final del Europeo de Nazaret 2011 (50-58) y de Fráncfort 2013 (56-65), y se presentó en el Worcester Arena con la moral alta después de imponerse el viernes a la talentosa Polonia.
 
Por su parte, Italia ganó a Israel también el viernes, pero no convenció en ese partido, y sus desavenencias internas se plasmaron sobre la cancha en el encuentro por el quinto y sexto puesto.
 
JORDI RUIZ, CINCO TRIPLES
 
De hecho, los españoles siempre fueron por delante en el marcador, desde el triple inicial de Jordi Ruiz, imperial en todo el partido, pese a ser, precisamente, el jugador que más conocen los italianos porque juega en el Unipol Briantea 84, uno de los mejores equipos del ‘scudetto’.
 
Después del 16-22 del primer cuarto, Ruiz se empeñó en dinamitar el encuentro con cuatro triples en los primeros 17 minutos, mientras la defensa española anulaba a las ‘torres’ rivales, Matteo Cavagnini y Sfefano Rossetti, con una defensa presionante que ahogaba la salida del balón de los italianos.
 
Así, la ventaja se agrandó al descanso (22-41), con lo que ya entonces España tenía rueda y media en Río 2016. Ruiz logró su quinto triple al inicio de la segunda parte y el partido se rompió. El seleccionador español, José Artacho, probó con diferentes combinaciones para dar minutos a todos sus jugadores, que se sumaron a la fiesta.
 
Con 37-65 al acabar el tercer cuarto, España jugó a placer los últimos 10 minutos, con una clara superioridad en los rebotes, el juego de contraataque y las defensas sobre los puntales italianos. Al final, el marcador se quedó en 55-86 y los jugadores jalearon el grito "¡Sí, sí, sí, Río ya está aquí!".

Hay que remontarse a junio de 2005 para encontrar un partido en el que el equipo español anotara más puntos: 73-89 en su victoria contra la República Checa del Europeo de París 2005.
 
Jordi Ruiz, que recibió la placa que le reconoce como MVP del partido, fue, sin duda, el mejor sobre la cancha, con 34 de valoración, 31 puntos, 3 rebotes y 7 asistencias (con 8/11 en tiros de dos y 5/8 en triples). También sobresalieronPablo Zarzuela (15 puntos, 2 rebotes y 6 asistencias) y Alejandro Zarzuela (15 puntos y 7 rebotes).
 
Con esto, España tendrá en Río 2016 equipo masculino de baloncesto en silla de ruedas por novena vez en su historia, después competir en los Juegos Paralímpicos de Heidelberg’72 (undécimo puesto), Toronto’76 (se quedó en la fase previa), Arnhem’80 (undécimo), Stoke Mandeville’84 (no llegó a cuartos de final), Seúl’88 (duodécimo), Barcelona’96 (sexto), Atlanta’96 (cuarto) y Londres 2012 (quinto).
 
Las chicas de la selección española femenina, que horas antes también habían logrado el quinto puesto en el Europeo, estuvieron animando a sus compañeros y las redes sociales ardieron con numerosas muestras de ánimo jaleadas por losTrainers Paralímpicos (ex destacados deportistas con discapacidad) con el hashtag #NoHayQuintoMalo, así como por los ánimos recibidos por los aficionados con varios vídeos de jugadores solicitando apoyo que fueron colgándose en las redes sociales a lo largo del sábado.
 
ITALIA 55 (16+6+15+18)
Santorelli, Cavagnini (13), Rossetti (4), Raourahi (13), Bernardis (5) –cinco inicial– Raimondi (12), Geninazzi, Papi (2), Stupenengo (2) y Carossino (4).
 
 
ESPAÑA 86 (22+19+24+21)
Stix, Pablo Zarzuela (15), Alejandro Zarzuela (15), Ruiz (31), García (3) –cinco inicial– Vera (4), Lara (2), Diallo (5), Mouriz, Llambi, Romero (3) y Avendaño (8).



Fuente: FEDDF