El italiano Alessandro de Marchi (BMC) aventajó a sus compañeros de escapada y ganó en la niebla la 14ª etapa de la Vuelta a España, en la estación de esquí de Alto Campoo, en una jornada en la que su compatriota Fabio Aru conservó el liderato

El italiano Alessandro de Marchi (BMC) aventajó a sus compañeros de escapada y ganó en la niebla la 14ª etapa de la Vuelta a España, este sábado en la estación de esquí de Alto Campoo, en una jornada en la que su compatriota Fabio Aru conservó el liderato.
A cerca de 2.000 metros de altitud, De Marchi logró su segunda victoria de etapa en la carrera española después de la que consiguió en 2014, en Alcaudete (Andalucía).
Otro italiano, Salvatore Puccio (Sky), terminó segundo, mientras que el español José Joaquín Rojas (Movistar) fue tercero.
El líder Aru (Astana) intentó ampliar su diferencia con un ataque al que en un primer momento sólo respondió el colombiano Nairo Quintana (Movistar), visiblemente recuperado de la fiebre que le ha lastrado en los últimos días.
Pero la mayor parte de los hombres importantes respondió al movimiento del italiano e incluso el español Joaquín Rodríguez (Katusha), segundo en la general, fue capaz de arañar un segundo. Ahora está a 26 segundos del líder.
Quintana, por su parte, fue capaz de lograr 7 segundos sobre el maillot rojo y regresa al Top-10. Es noveno a 3 minutos.
"Quintana es un gran campeón. Ganó el Giro de Italia el año pasado y completó una bonita remontada en esa carrera", dijo Aru a la televisión.
- Nairo superó la enfermedad -
"Nairo ya llevaba varios días malos antes de su sufrimiento de Andorra, pero guardábamos silencio para que los rivales no se aprovechasen. Hoy en el desayuno tenía mejor cara y en el final ha demostrado que está más recuperado", desveló Rojas sobre su compañero.
El holandés Tom Dumoulin, tercero en la general, perdió 19 segundos con Aru y queda a 49, una distancia asequible cuando el miércoles se dispute en Burgos la contrarreloj individual, su terreno favorito.
Con los líderes dejando el campo libre, los cinco escapados pudieron luchar por la victoria de etapa, con De Marchi respondiendo a los ataques del francés Mickaël Chérel (Ag2r-La Mondiale, 4º de la etapa) y distanciándose en los últimos metros.
"Tuvimos que esperar a una situación en la que podía hacer jugar mi potencia, así que dejé que los otros atacaran. Al final la espera valió la pena y gané", dijo De Marchi.
Con este triunfo el italiano ve la luz en una temporada en la que su inicio estuvo marcado por una tendinitis. También es una gran noticia para el BMC, cuyos dos líderes, el estadounidense Tejay Van Garderen y el español Samuel Sánchez, tuvieron que retirarse.
El domingo se disputará la segunda etapa del tríptico en las montañas de Cantabria y Asturias, un recorrido de 175,8 kilómetros entre Comillas y Sotres, con dos dificultades hasta llegar a la cima, una ascensión de primera categoría con final en el Alto de Sotres.

Fuente: AFP