Minnesota Lynx ha perdido el primer encuentro de las finales de la WNBA 2015 en casa ante un Indiana Fever mucho más enchufado (69-75). Anna Cruz fue el recambio más usado desde el banquillo con 24 minutos jugados y acabó con 4 puntos, 4 rebotes y 3 asistencias.

La incombustible Maya Moore (27 puntos y 12 rebotes) fue el alma de unas Minnesota Lynx que lo intentaron todo. Acompañada de Sylvia Fowles (21 puntos) no pudieron hacer frente al trío de Indiana formado por Briann January (19 puntos con 6 asistencias repartidas), Marisa Coleman (16) y Tamika Catchings (12).