Carolina Marín ganó el Abierto de Hong Kong tras derrotar en la final a la japonesa Nozomi Okuhara en tres sets (21-17, 18-21 y 22-20). La onubense pudo tomarse la revancha ante Okuhara, novena en el ránking, que el año pasado le infligió una dura derrota en las semifinales de este mismo torneo.



La japonesa forzó a Marín a emplearse a fondo y prolongó el partido hasta 1 hora y 24 minutos. El primer set fue de altibajos, pero finalmente la española ganó cómodamente. El segundo fue más disputado, y una ventaja de 6-12 para Okuhara la dio confianza y se llevó el set aunque al final de manera ajustada. La tercera manga vio un hueco de 16-9 para Carolina, pero que se cerraba poco a poco hasta llegar al 20-20. Finalmente y con mucho sufrimiento, la número 1 del mundo consiguió llevarse el set y el partido.

En categoría masculina, el malasio Chong Wei logró su tercer título Superseries consecutivo en el Abierto de Hong Kong. Venció al chino Tian Houwei 21-16, 21-15.

Chong Wei no lo tuvo fácil ante al joven chino de 23 años, que se sitúa en el puesto 10 del ránking mundial y forzó y complicó cada uno de los puntos de la final.