La selección de rugby de Nueva Zelanda resistió una remontada de Australia para ganar por 34-17 en Inglaterra y convertirse en campeona del mundo por tercera vez. Los All Blacks han perdido sólo tres veces en 54 partidos desde que ganaron el Mundial en casa, hace cuatro años. El hombre a destacar fue Carter, quien anotó 19 puntos en una gran final para su carrera internacional, después de perderse la final del Mundial de 2011 por lesión.



Los tries de Nehe Milner-Skudder y Ma'a Nonu permitieron a los All Blacks ponerse 21-3 antes de que una tarjeta amarilla para Ben Smith diera a los Wallabies esperanzas de ganar el partido. Los australianos pusieron emoción a los 16 minutos finales con tries de David Pocock y Turid Kuridrani, pero un drop goal de Dan Carter y un trie de Beauden Barrett sellaron el marcador.

En la lucha por el bronce, Sudáfrica ha sido la vencedora en la final de consolación ante Argentina. Los Springboks ganaron por 24-13 a los Pumas en un partido sin brillo ni acciones destacables.