Dean Ambrose venció a Kevin Owens y se coronó como nuevo campeón Intercontinental en el PPV WWE TLC 2015.



El combate estuvo lleno de movimientos contundentes por parte de Kevin Owens, el cual presionó a Ambrose a sus límites, llegando a dar un combate de alta calidad. El combate llegó a su fin cuando Owens intentó aplicar su powerbomb, pero Ambrose lo convirtió en Huracarrana y consiguió el conteo de tres segundos.