La selección española de balonmano ha logrado sobreponerse a Croacia por 33-29 en las semifinales del Campeonato de Europa de Polonia, tras un encuentro con un continuo intercambio de golpes en el que los "hispanos" dieron muestras de su mejor versión en algunas fases del encuentro.



Los españoles, tras un mal arranque, dieron un recital en los últimos compases de la primera mitad que les permitió coger una amplia ventaja, pero no fue suficiente para evitar un final de infarto. Hasta los últimos minutos, los de Manolo Cadenas no consiguieron distanciarse en el marcador, en los que los contragolpes apuntillaron el pase a la final.

De esta forma España regresa a la final continental 10 años después y peleará por su primer oro, con el doble premio de ganarse el pase directo a los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro. En frente, el mismo adversario con el que abrió la competición en Polonia, Alemania.