Croacia ha conseguido su tercer bronce de un Campeonato de Europa, en Polonia, al derrotar por 31-24 a la sorprendente Noruega que aspiraba a colgarse su primera medalla histórica, pero les ha pesado mucho el duro partido con prórroga en semifinales frente a Alemania. Duvnjak, con 6 goles y 7 asistencias, se llevó el premio del jugador más valioso del encuentro.



En la primera mitad, más de 7 minutos estuvieron sin anotar los noruegos y produjeron una diferencia de hasta 6-11. Esto fue debido a demasiados errores de precipitación. El centro defensivo no se encontraba cómodo y no conseguían tener un buen nivel de defensa a pesar de la continúa rotación de jugadores noruegos. Por el contrario, los croatas mantenían a raya los ataques de Noruega y finalizaron el primer tiempo 15-11 a favor.

Tras el descanso, Noruega empezó a poner más problemas a Croacia. De esta forma, lograron empatar a diecisiete goles cuando Croacia estaba atascada en su ofensiva. Sin embargo, varias pérdidas de balón que se traducían en contraataques hicieron recuperar el mando del marcador a los croatas. En los últimos diez minutos, Noruega se estrelló con Stevanovich y las expulsiones lastraron sus oportunidades de medalla.