El francés Etienne Lavigne y el español Marc Coma, máxima autoridad y director deportivo del Dakar, evaluaron como muy positiva esta edición del Dakar, que finalizará mañana en la meta de Rosario

"Nos hemos encontrado con una primera semana con un fenómeno meteorológico complicado y en la segunda semana con el calor hemos tenido que acortar algunas etapas, pero con la experiencia de ASO hemos podido mantener un nivel de carrera muy alto", enfatizó Marc Coma en conferencia de prensa.
"Es una equivocación decir que ha sido un Dakar fácil y no ha sido así porque se puede demostrar con un 64% de pilotos capaces de terminar la carrera, mientras que en el 2013 cuando el Dakar comenzó en Lima y terminó en Santiago tuvimos un 67%. Y es algo que no debe pasar desapercibido", añadió el cinco veces campeón de la prueba en motos.
"Nuestra obsesión es siempre resguardar la seguridad de los pilotos. Es una prioridad de la organización y cuando tenemos dudas sobre la continuidad de una etapa vamos a poner siempre por delante la integridad de los pilotos. Es por eso que existen los diferentes puntos de control para poder administrar bien la competencia y tener en cuenta el nivel de riesgo, que es nuestra posibilidad poder limitarlo", añadió Lavigne.
"Las penalidades y los tiempos van por parte de los comisarios deportivos, porque no se puede estar en ambos lugares del mostrador: organizando la carrera y generando las sanciones", aclaró con respecto a la administración de los cronos de los pilotos cuando se acortaron las etapas.
"La primera semana no estaba prevista hasta agosto, cuando tuvimos que hacer un nuevo recorrido alternativo al inicial que comenzaría en Perú, pasaría por Bolivia y terminaría en Salta. Igual me pareció muy interesante. La que estaba inicialmente prevista es esta segunda semana y es, sin dudas, la que respeto el verdadero espíritu Dakar. La filosofía de nuestro evento es sorprender a los pilotos en cada evento con nuevos trazados o recorridos", enfatizó el máximo responsable de ASO.
La organización también fijó una postura con respecto a la protesta elevada ante la FIA (Federación Internacional del Automóvil) por parte de Mini contra un repostaje ilegal del Peugeot de Stephane Peterhansel durante la octava etapa.
"Tendremos una clasificación provisional mañana a la espera de la definición de la FIA que podría llegar en marzo", aclaró Coma, mientras que Lavigne agregó: "Los comisionados resolvieron la protesta y determinaron una sanción, pero no tenemos que esperar por la resolución de la FIA. Igual no recuerdo una historia similar en la historia de la competencia".
Los antecedentes de quejas ante la FIA marcan dos antecedentes en la historia del Dakar: la protesta del estadounidense Robby Gordon en 2012 y en 2001 en la protesta entre el alemán Jutta Kleinshmidt y el francés Jean Louis Schlesser.

Fuente: EFE