Pittsburgh Steelers sucumbió frente a los Denver Broncos por 23-16 en la ronda Divisional AFC, y Manning y Brady reeditarán un enfrentamiento más entre ellos (el tercero consecutivo), el decimoséptimo, y posiblemente el último si se confirma la retirada del quarterback de Denver.



Steelers acudió al partido con Roethlisberger tocado en el hombro derecho pero que disputó el encuentro (339 yardas de pase completando 24 de 37 intentos), sin DeAngelo Williams que sustituye a Le'veon Bell, ni Antonio Brown. El único que los hizo olvidar fue Martavis Bryant, quien sumó 154 yardas recibidas en 9 capturas, y 40 yardas por tierra tras dos jugadas de carrera, pero se quedó sin anotación y no fue suficiente.

Los Broncos esperaron hasta el último cuarto para anotar su primer touchdown del juego. Peyton Manning lideró al equipo en una serie de 12 jugadas que consumió 6:52 en el reloj y culminó con un touchdown de 1 yarda de C.J. Anderson (corrió 72 yardas). Los Broncos luego hicieron la conversión de 2 puntos por medio de Thomas y para poner el marcador a un touchdown (13-20). La defensa de Denver, como bien nos ha acostumbrado esta temporada, tuvo un papel vital en el partido y acabó con cualquier posibilidad de los Steelers para empatar el encuentro en los dos últimos minutos.

Manning jugó muy cómodo con pases cortos y sencillos  (222 yardas en 21 pases de 37 lanzamientos), y dando balones a Anderson y Hillman para que corrieran. Sanders fue el más favorecido por las 85 yardas que completó.