La estadounidense Katie Ledecky, campeona olímpica y mundial, comenzó el año olímpico como un tiro y no tardó en rebajar su propio récord mundial de los 800 metros libre en el transcurso de las Arena Pro Swim Series en Austin.

Ledecky, brillante como siempre, paró el crono en 8:06.68, con lo que mejoró los 8:07.39 que acreditó durante los Mundiales de Kazan 2015.

La multimedallista demostró que está dispuesta a continuar con su progresión y a confirmarse como la gran estrella femenina de la natación mundial.