Este final de temporada de la NFL nos está dejando fuera de la liga grandes jugadores que han decidido colgar las botas. Aquí va un repaso hasta ahora:



El primero de todo fue el receptor Calvin Johnson Jr. Uno de los mejores WR de estos últimos años, sino el mejor, indicó el 31 de enero a su equipo, los Detroit Lions, que abandonaba la competición. Con 30 años y 9 temporadas a la espalda, ha sufrido una serie de lesiones que han mermado su calidad, y aparentemente ese es el motivo de su retirada, ya que los constantes dolores que padece en el cuerpo le hacen difícil jugar una temporada más. Cuenta con 7 temporadas, 6 de ellas consecutivas, recibiendo más de 1000 yardas.

En segundo lugar, el running back estrella de los Seahawks, Marshaw Lynch, twiteó el pasado 8 de febrero una imagen con sus zapatillas colgadas en un cable de luz, haciendo suponer que se retiraba de la NFL. Las estadísticas en los últimos años lo avalan: ha corrido para más de 2000 yardas, completó casi 10000 por aire y tuvo en su haber 74 touchdowns de carrera. Esta última temporada se ha visto lastrado por lesiones y una cirugía abdominal.

Por último y más reciente, el defensive end de los Panthers Jared Allen, informó mediante un vídeo en su cuenta de Twitter que su carrera deportiva había llegado a su fin. Tras 4 años en Kansas City, se fue a lo Vikings donde logró 22 sacks en 2011, subiendo a la élite de la NFL. Sus últimos años los ha pasado en Chicago Bears y en Carolina, donde ha jugado la última SuperBowl disputada