El noruego Aleksandr Kilde conquistó el pequeño globo del Super Gigante al compartir la segunda plaza con su compatriota Kjetil Jansrud en Saint Moritz, en las finales de la Copa del Mundo de esquí alpino. La prueba se la volvió a quedar el anfitrión Beat Feuz, quien también ganó el descenso de St. Moritz ayer. Completó el familiar recorrido en 1:16.17, 10 centésimas menos que los dos noruegos.

Kilde, de 23 años, alcanzó los 415 puntos, contra los 375 logrados por Jansrud, mientras que otro noruego, Aksel Lund Svindal, lesionado desde finales de enero, conservó la tercera plaza (310).