Dinamarca se convirtió en el primer país europeo en ganar un título de campeón mundial de bádminton por equipos.

Los escandinavos se impusieron en la final del torneo disputado en Kunshan, en China, a Indonesia por 3-2. Hasta ahora sólo había habido campeones mundiales de Asia, procedentes de Malasia, China, Indonesia y Japón.

En el apartado femenino, China, que tiene el récord de títulos, se impuso por 3-1 a Corea del Sur y se proclamó campeona por décimo cuarta vez.