El británico de Mercedes ganó una accidentada carrera seguido de Ricciardo (Toro Rosso) y Checo Pérez (Force India). Fernando Alonso terminó quinto.





La lluvia ha sido la invitada especial en el Circuito de Montecarlo. Ante el incesante chispeo, Dirección de Carrera decidió iniciar el GP de Mónaco detrás del Safety Car. Tras siete vueltas rodando detrás del coche de seguridad, la normalidad volvió sobre el asfalto de Montecarlo, con Ricciardo liderando la carrera. El poleman avanzó seguido de los Mercedes de Rosberg y Hamilton. Por su parte, Carlos Sainz conservaba su sexta plaza, mientras que Fernando Alonso, gracias a la parada en Boxes de Kvyat , avanzó una posición rodando octavo.

La calma no duró ni una vuelta, Jolyon Palmer que perdía el control de su Renault , traspasando la valla de control del circuito. A Palmer, se unió Kimi Raikkonen que en la vuelta 11 sufrió un choque y terminó con el alerón roto. Las sorpresas no pararon y siguieron siendo desagradables para Verstappen. Salió último tras chocar contra el muro en plena Q1 y la misma secuencia se repitió en carrera cuando el belga rodaba en undécima posición. También abandonó, pero pasando por boxes, Kevin Magnussen y los compañeros de equipo Marcus Ericsson y Felipe Nasr, que se encontraban peleando por una 15ª posición. De los 22 pilotos que arrancaron el GP de Mónaco, sólo terminaron 15.

Más apuró Carlos Sainz, que con sus neumáticos de lluvia, llegó a correr más rápido que los Mercedes de Hamilton y Rosberg y se posicionó tercero. Sin embargo, el español realizó un pit-stop lentísimo y perdió la tercera plaza para colocarse séptimo. Por detrás un discreto Fernando Alonso iba avanzando, sin pausa alguna. El asturiano no paró de presionar a su compatriota protagonizando una clara lucha abierta por la séptima posición que ganó con facilidad. Su buena estrategia con el cambio de neumáticos apostando por el ultrablando le permitió al asturiano avanzar por delante de  Carlos Sainz y también de  Vettel y Rosberg, colocándose en quinta posición. Alonso controló hasta el final sus neumáticos y la presión de Rosberg y consiguió cruzar quinto.


Checo Pérez partía séptimo y ha sido la gran sorpresa rodando a nueve décimas de Hamilton durante 10 vueltas. Cruzó tercero al límite de sus fuerzas, bajo una fina cortina de lluvia que volvió a amenazar un final de carrera trepidant