El Barcelona se adelantó en el Playoff Final 2016 al vencer por (100-99) al Real Madrid, con una canasta de Perperoglou (18 puntos, 5 rebotes) en el último segundo. Un dato: los catalanes siempre han ganado la liga cuando la comienzan con victoria (1-0).


El griego fue bien acompañado por los 19 puntos de Justin Doellman y el tremendo encuentro que disputó Ante Tomic (14 puntos, 8 rebotes y 8 asistencias). En el club blanco destacó Jaycee Carroll (21), Gustavo Ayón (11 puntos, 6 rebotes) y el gran pasador Sergio Llull (14 puntos, 10 rebotes).



1º CUARTO

Parcial de 5-0 para los de Pascual tras un triple de Doellman que rompió Sergio Rodríguez no con pocas dificultades y sin detener, por ello, el buen arranque de los de Pascual. Éstos siguieron anotando con relativa facilidad a pesar de lo atípico del quinteto de los de Laso, supuestamente más defensivo; 2 nuevas canastas de Perperoglou y Doellman, de nuevo, desde 6.75 (16-7). Rudy, en dos ataques consecutivos junto a una canasta tras rebote de Ayón, permitió al Real Madrid acortar distancia y coger aire.

2º CUARTO

El segundo parcial tuvo una tónica similar en cuanto a acierto desde el tiro exterior y con el mismo protagonista, otros dos sin error ala-pívot estadounidense mientras que los blancos sumaban de dos en dos para mantenerse a la estela culé. Trabajo más coral ahora por parte de ambos equipos (37-35). Finalmente, entre Carroll, Nocioni y Maciulis inauguraron un festival en el Palau desde la línea de tres para poner al Real Madrid por delante (47-48).

3º CUARTO

Los mates de Tomic y Taylor animaron aún más el partido que se convirtió en un dinámico intercambio de canastas entre catalanes y madrileños para mantener el marcador en un puño y mantener la tensión. Tomic destacó bajo el aro, y, junto a dos triples de Navarro y Doellman, pudo decantar el partido del lado blaugrana antes de llegar a los últimos 10 minutos.

4º CUARTO

Durante unos segundos, el Real Madrid consiguió ponerse por delante tras minutos de liderazgo del Barça en el marcador. Aumentó la dureza defensiva de los blancos para frenar el talento ofensivo culé comandado por un Satoransky que sigue erigiéndose en unos de los pilares de su equipo (91-92 a cuatro minutos de la conclusión). Transcurrían ahora los segundos lentamente con un rosario de faltas y tiros libres que podrían decidir el encuentro. Un 2+1 de Navarro se convirtió en una de las jugadas más celebradas en el Palau y para terminar, Perperoglou le dio la victoria a los suyos con una canasta debajo del aro sobre la bocina.