Los anfitriones disputarán la final de la Eurocopa 2016 a Portugal, tras vencer por 2-0 a los actuales campeones del mundo, a la selección de Alemania. Dos goles de Antoine Griezmann, uno de penalti en la primera mitad, y otro tras el descanso dieron la victoria a la selección francesa que irá a por su primer gran título desde que se proclamó campeona de la Euro 2000, dos años después de salir airosa del Mundial 1998.



Griezmann, criticado en el arranque del torneo, se ha convertido en el ídolo de la afición. Máximo goleador del torneo (con 6 tantos) y el jugador decisivo. Él solo cambió una eliminatoria que se preveía cuesta arriba. En un partido marcado por la emoción, en las gradas, y la tensión en el campo, Alemania se vio sorprendida por la vigorosa puesta en escena francesa. El equipo de Didier Deschamps quiso prolongar la euforia de las gradas y salió dispuesto a atropellar a su rival.

Dentro de un partido en el que Alemania dominó la posesión, Griezmann metió el segundo a los 72, con la complicidad de un balón que la zaga alemana perdió dentro del área y seguido su arquero Manuel Neuer despejó mal un centro de Paul Pogba. La pelota quedó servida para que el delantero del Atlético de Madrid solo tuviera que empujarla al fondo.