La progresión de la Natación masculina española en los últimos años es bastante notoria, y ha llegado el momento de dar un paso adelante. El cambio generacional se está produciendo de una manera sostenida, y solo falta que empiecen a llegar los ansiados éxitos en las grandes competiciones que todos deseamos.

            Siete serán los nadadores que representarán a España en los próximos Juegos Olímpicos de Rio 2016 en pruebas individuales, además de otros seis en las pruebas de relevos, y aunque las medallas se presentan mucho más complicadas que para las chicas, no se puede descartar que podamos recibir alguna sorpresa agradable por parte de nuestros chicos.

            Los primeros en lanzarse a la piscina del Estadio Acuático Olímpico de Rio en sus respectivas pruebas calificatorias serán Joan Lluis Pons en los 400 estilos y Miguel Durán en los 400 libres, con el difícil objetivo de llegar a la final.

            Posiblemente uno de los que tengan más oportunidades de hacer un papel destacado, pero quizá también de los que más complicado lo tiene sea el malagueño Carlos Peralta, que buscará meterse en las finales de 100 y 200 mariposa, especialmente en esta segunda donde fue quinto de Europa el pasado mes de mayo, pero que tendrá que pelearlo ante auténticas “Leyendas” de la Natación mundial todavía en activo como el estadounidense Michael Phelps, el húngaro Laszlo Cseh o el sudafricano y vigente oro olímpico Chad Le Clos.

            En la prueba de mayor fondo dentro de la piscina, los 1500 libres, contaremos con dos representantes que aspirarán a entrar en una final muy que se presenta muy cara, puesto que tanto Antonio Arroyo como Marc Sánchez se quedaron a las puertas de meterse en la final del pasado europeo de Londres.

            Eduardo Solaeche será quien compita en los 200 estilos, con la intención de hacer valer su progresión y mejorar el 12º puesto del Europeo de Londres. Y quien también buscará hacer algo grande será la joven perla de la Natación española, Hugo González de Oliveira, campeón del mundo júnior en 200 espalda, que en Rio nadará los 100 y 200 espalda e intentará dar un nuevo paso en su aprendizaje para un futuro que se augura muy brillante. Con solo 17 años ya es el relevo en la espalda española de los grandes Martín López-Zubero y Aschwin Wildeboer.


            España competirá, al igual que lo harán las chicas, tanto en el relevo 4x100 libres como en el 4x200 libres, siendo la primera vez en la historia de la Natación española que lo consiguen en este último caso. El 4x100 estará formado por Markel Alberdi, Miguel Ortiz-Cañavate, Bruno Ortiz-Cañavate y Aitor Martínez, y el 4x200 lo conformarán Miguel Durán, Víctor Martín, Albert Puig y Marc Sánchez, con la ilusión de batir los records de España y meterse en alguna de las finales.

            Y ahora, tras conocer a los españoles en Rio de Janeiro, llega el momento de dar un repaso a los nombres más importantes que nos encontraremos dentro de la piscina luchando por conseguir la gloria olímpica.

            En la prueba de 200 mariposa será donde Michael Phelps, primer nadador estadounidense en participar en cinco Juegos Olímpicos, se medirá ante Laszlo Cseh (campeón europeo) y Chad Le Clos (actual campeón olímpico y mundial) con los japoneses Daiya Seto y Masato Sakai como “testigos” de excepción, fiesta a la que esperemos que asista Carlos Peralta como “invitado” sorpresa. En los 100 volverán a luchar el trío de cabezas de cartel, con la escolta del estadounidense Tom Shields.


            El británico Adam Peaty es el principal favorito al oro en los 100 braza, con un muy complicado rival en la figura del campeón olímpico en Londres, el sudafricano Cameron Van Der Burgh, y mucho cuidado a su compatriota Ross Murdoch y al estadounidense Kevin Cordes. Además, se puede encontrar con unos muy motivados Felipe França y Joao Gomes, que nadan en casa. En los 200 surgen nuevos nadadores con opciones, como el actual campeón del mundo en Kazan’15, el alemán Marco Koch, los estadounidenses Josh Prenot y Cordes, el británico Andrew Willis, el japonés Yasuhiro Koseki e incluso el húngaro Daniel Gyurta, vigente campeón olímpico de la distancia.

            Todo apunta a que la lucha en la espalda será entre el australiano Mitch Larkin y los estadounidenses, especialmente Ryan Murphy, pero ojo también con David Plummer y el campeón en Londres Matt Gravers en los 100, así como con Jacob Pebley en 200. No se puede descartar tampoco al chino Jiayu Xu, al francés Camille Lacourt en 100, al ruso Evgeny Rylov o al polaco Radoslaw Kawecki en 200. Y esperemos ver a Hugo empezando a plantar cara ante estos consagrados nadadores.

            Las pruebas de velocidad pura en estilo libre, los 50 y los 100, tendrán la presencia del estadounidense Nathan Adrian como gran estrella, pero en los 50 tendrá muy difícil superar al campeón olímpico, mundial y europeo, el francés Florent Manaudou, aunque en una prueba tan corta y rápida todo el posible, incluso las mayores sorpresas como puede ser el brasileño Bruno Fratus. En los 100 Adrian intentará revalidar su oro olímpico y resarcirse de su mala actuación en la final del mundial de Kazan, pero tendrá rivales complicados como el campeón en esa cita de Kazan, el chino Ning Zetao, el australiano Cameron McEvoy o el campeón de Europa, el italiano Luca Dotto. Se notará la baja del excluido ruso Vladimir Morozov.

            En los 200 libres es donde puede empezar o puede verse roto el dominio del chino Sun Yang en las pruebas largas en la piscina, dependiendo si consigue su ansiado oro o no. Hay que ver si Sun es capaz de superar al vigente campeón olímpico, el francés Yannick Agnel, que finalmente será de la partida, y al campeón mundial de Kazan, el británico James Guy. Otros aspirantes a las medallas serán el estadounidense Conor Dwyer, el alemán Paul Biedermann y el campeón europeo holandés Sebastiaan Verschuren.

            Los 400 y los 1500 son el territorio donde realmente domina con autoridad Sun Yang, campeón olímpico en ambas distancias. En los mundiales de Kazan fue también oro en 400 pero no se presentó a la salida en la final de 1500 porque adujo que había sufrido un dolor en el pecho tras la prueba de 800 y que se le reprodujo momentos antes de la salida del 1500, por lo que tiene una espina clavada que intentará quitarse. En los 400 tendrá como principales rivales al australiano Mack Horton, que ha hecho mejor marca esta temporada que Sun, al estadounidense Connor Jaeger y al duro surcoreano Park Tae-Hwan. En los 1500 será el campeón mundial italiano Gregorio Paltrinieri quien buscará desbancar del trono del fondo al chino, con Jaeger y Horton a la caza de la otra medalla.


            Los 200 estilos nos mostrarán la enésima lucha entre Phelps y Ryan Lochte, con el japonés Kosuke Hagino como árbitro con ganas de intervenir en la pelea. Sin olvidar a Laszlo Cseh, ojo con otro japonés, Hiromasa Fujimori, y con los brasileños Thiago Pereira y Henrique Rodrigues. En los 400, con Lochte fuera sin poder defender el oro de Londres al no clasificarse en los Trials, serán sus compatriotas Chase Kalisz y Jay Litherland quienes se enfrentarán a la armada japonesa formada por Hagino y el actual campeón mundial Daiya Seto, con mención también para el australiano Thomas Fraser-Holmes.

            Las pruebas de relevos se presentan apasionantes, con mucha igualdad en el 4x100 libre entre el vigente campeón olímpico, Francia, con Estados Unidos y Australia. En el 4x200 libre, estadounidenses y australianos tendrán también como rivales a chinos y holandeses. En el 4x100 estilos los estadounidenses parten como favoritos y tendrán como principales rivales a británicos, japoneses, sudafricanos y australianos.

Ignacio Ortiz

@00CAFETERO