Mario Mola ha vencido bajo la lluvia y entre el frío en la etapa de las Series Mundiales de Hamburgo, última antes de los Juegos Olímpicos de Río, que se disputaba en la modalidad sprint: 750 metros de natación, 20 kilómetros en bicicleta y cinco de carrera a pie.


La pelea del balear con el sudafricano Richard Murray fue apasionante en el tramo final, en el que se produjo un igualado mano a mano. pero el oponente del español había cometido irregularidades durante la competición (colocó su traje de neopreno en el lugar de otro rival, con lo que a éste le retrasó en la transición) y fue castigado con una retención de 10 segundos pocos metros antes de llegar a la meta, lo que le impidió disputar la victoria al sprint con Mola, que venció con un tiempo de 52:19. Murray vociferó a los jueces, mostró su enojo, hizo un corte de mangas y así y todo pudo entrar en la segunda posición, pero los jueces castigaron esa falta de ética deportiva con la descalificación.

Fernando Alarza (52:36)  había entrado en la cuarta plaza, pero el castigo al sudafricano le colocó en la tercera, por detrás de Mola y del australiano Jacob Birtwhistle, aunque con el mismo tiempo que éste.

En categoría femenina, la estadounidense Katie Zaferes ganó en Hamburgo, la séptima prueba del Mundial de triatlón. Esta ha sido su primera victoria en una prueba del Mundial tras cubrir el recorrido en 57 minutos y 3 segundos, 11 segundos de ventaja sobre la holandesa Rachel Klammer y con 26 sobre su compatriota Gwen Jörgensen, que quedó cortada al salir del agua y sólo pudo remontar hasta la tercera posición.

Flora Duffy, de Bermudas, que no compitió este sábado, permanece al frente del Mundial, con 3.491 puntos.