Buenas a todos con un poco de retraso la crónica del octavo día de la esgrima olímpica, turno para el florete masculino por equipos, donde no hubo sorpresas ya que los cuatro semifinalistas eran los que se presuponía debían estar, Francia, Italia, Estados Unidos y Rusia.

La primera semifinal enfrento a Francia con Tony Helissey, Cadot, Le Pechoux y Lefort contra la potente Italia especialista en el arma que alineó a Baldini, Garozzo, Cassara y Avola y no hubola semifinal que se esperaba entre dos equipazos, ya que Francia salió muy concentrada y sabiendo muy bien como vencer a Italia que se encontro desarbolada durante todo el encuentro y así lo reflejo el marcador final con un contundente 45 a 30 que pone de manifiesto la superioridad francesa.

 La segunda tuvo otro cariz ya que los dos equipos (Estados Unidos y Rusia) salieron a darlo todo y solo pequeños detalles de calidad de sus tiradores hicieron decantarse el marcador a favor de los  rusos, que formaron contres tiradores top ten mundial, Safin, Akhmatkuzhin y Cheremisinov, por su parte los américanos formaron con Massialas, Meinhardt, Imboden y Chamley-Watson. El resultado final refleja la igualdad que se vivio en este duelo 45 a 41 a favor de los rusos.

 El asalto por el bronce Estados Unidos fue muy superior a una Italia que tampoco encontró su sitio en la pista y se notó, ya quie los norteaméricanos no desaprovecharon la oportunidad y se consiguieron el bronce por un clarísimo 45 a 31.

 En la gran final se enfrentaban dos estilos del florete mundial el ruso heredero del magnífico legado del florete soviético y los rusos con una esgrima mucho más fresca y actual. Un combate igualadísimo que dejo como campeón olímpico a Rusia por un ajustado 45 a 41, se pudo ver un grandísimo asalto con acciones de gran belleza entre ambos equipos. Destacar que el arbitro de la gran final fue español Javier Lorenzo magnífico arbitro, la única representación española en la esgrima olímpica, los arbitros.


IÑAKI OCAÑA