El octavo día arrancaba con el sable femenino por equipos y saltaba la sorpresa ya que Italia se metía en la final ganando a Francia en cuartos y a Ucrania en semis, los otros dos invitados a las semifinales eran Estados Unidos y Rusia.

 La primera de las semifinales enfrentaba a Rusia con Velikaya, Egorian, Dyachenko y Gavrilova contra Estados Unidos de Muhammad, Zagunis, Wozniak y Aksamit, un duelo en la cumbre que caía del lado ruso por un ajustado 45 a 42 donde se pudo ver asaltos muy disputados donde la calidad de la campeona olímpica Egorian así como Velikaya subcampeona dieron el toque de calidad en los momentos puntuales que decantaron el asalto a favor suyo.






 La otra semifinal fue igual de emocionante pero la sorpresa dada contra Francia esta vez no pudo contra un equipo más veterano y con más calidad como el de Ucrania. Italia con Gulotta, Vecchi, Gregorio y Bianco perdía por 45 a 42 a Kharlan, Komashchuk, Voronina y Kravatska.

 El bronce fue un asalto descafeinado ya que las italianas pagaron el esfuerzo ante Ucrania y perdían ante las norteamericanas por un claro 45 a 30, aún así gran torneo el de las italianas que no pudieron redondear con una medalla.

La final se presentaba una dura lucha entre dos equipos que se conocen a la perfección y que siempre se encuentran en todos los campeonatos luchando por las medallas, esta vez fueron las rusas las que se llevaron el gato al agua derrotando clarísimamente por 45 a 30 a las ucranianas que intentaron todo pero no era su día finalmente obtuvieron la plata.





IÑAKI OCAÑA