El legado que va a dejar Michael Phelps en el momento de su retirada va a ser muy muy muy complicado que nadie pueda volver a repetirlo. Lo que hizo ayer acrecentará aún mas su leyenda, al convertirse en el primer nadador en ganar el oro en la misma prueba en cuatro Juegos Olímpicos consecutivos, su cuarto oro en estos Juegos, su oro nº22… Y esto todavía no ha acabado.

            El sexto día de competición en la piscina comenzó con las once series calificatorias de los 50 Libres masculino, la velocidad pura dentro del agua. Muchos son los aspirantes a medalla en esta prueba, aunque me gustaría destacar a uno en especial: Anthony Ervin. Este estadounidense de 35 años ya fue campeón olímpico en Sydney 2000 y campeón del mundo en Fukuoka 2001, y tras su retirada en 2003 subastó su oro olímpico por Ebay para donar la recaudación a los damnificados del Tsunami que devastó Indonesia en 2004. Volvió a la competición en 2011, compitiendo en los Juegos de Londres, donde acabó quinto en la final de esta prueba. Para poder tener recursos de financiación para preparar estos juegos tuvo que recurrir al “crowdfunding”.  Hace unos días formó parte del relevo 4x100 Libres que logró el oro, convirtiéndose de esta forma en el nadador que lograba oros olímpicos con un intervalo de tiempo mayor entre esas medallas. En las series de hoy consiguió el tercer mejor tiempo con 21:63. Personalmente, me gustaría que subiese al podio.


            El mejor tiempo de las series fue para el ucraniano Andrii Govorov con 21:49, plantando cara a los grandes nombres como Nathan Adrian (2º con 21:61), el francés vigente campeón olímpico Florent Manaudou (4º con 21:72), Cameron McEvoy (5º con 21:80) o el “repescado” ruso Vladimir Morozov (6º con 21:81). En esta primera criba cayeron nadadores importantes como los chinos Ning Zetao y Yu Hexin, el veterano George Bovell III de Trinidad y Tobago, que fue finalista en Londres o el francés Frederick Bousquet.

            Tras la resaca de su oro olímpico, Mireia Belmonte afrontaba las series de los 800 Libres femenino con mucha ilusión pero con un gran cansancio acumulado (el día anterior le dieron las cuatro de la madrugada por todos los “trámites” que conlleva ganar una medalla). Compitió en la segunda serie, sin rivales importantes que le pudiesen servir de referencia, y nadando “sola” luchó por meterse en una final para así defender su medalla de plata en Londres; y lo acabó logrando con una marca de 8:25:55, octavo mejor tiempo, superando por solo 29 centésimas el tiempo de toda una veterana como la neozelandesa Lauren Boyle, subcampeona mundial en Kazan.

            En esta prueba también participó Maria Vilas, que fue sexta en la tercera serie con un crono de 8:36:43, lo que no le permitió clasificarse para la final, terminando su participación en decimonovena posición.

            Un nuevo record olímpico cayó en poder de Katie Ledecky, superando la marca de Rebecca Adlington en Pekín tras haberse quedado en Londres a solo 53 centésimas. Su marca de 8:12:86 le dio una ventaja de casi siete segundos sobre su mas inmediata perseguidora, la húngara campeona europea Boglarka Kapas (8:19:43), siendo tercera la medallista de plata en los 400 Jazz Carlin (8:19:67). Las otras rivales de Mireia en su búsqueda de la tercera medalla en estos Juegos son la estadounidense Leah Smith, la danesa Lotte Friis, la australiana Jessica Ashwood y la alemana Sarah Kohler. Y como yo soy mucho de hacerme preguntas, la que me surge ahora es…¿Llegará la ambición de Ledecky hasta el punto de intentar batir su propio record mundial?. Mañana lo veremos.


            La primera aparición del día de Michael Phelps en la piscina fue en las series de los 100 Mariposa masculino, en la que hizo el cuarto mejor tiempo (51:60) dando la sensación de reservarse un poco para el “palizón” que le esperaba en la sesión de la noche. Quien se hizo con el mejor tiempo fue Joseph Schooling de Singapur, medallista de bronce en el mundial de Kazan, ganando su serie y parando el crono en 51:41. Por detrás de Schooling se situaron Laszlo Cseh (51:52) y el estadounidense Tom Shields (51:58). Otros nombres importantes que pasaron a semis son el francés Mehdy Metella, Chad Le Clos, James Guy o el polaco Konrad Czerniak.

            Para terminar la sesión de la mañana tuvimos doble representación española en las series de los 200 Espalda femenino. En primer lugar compitió Duane Da Rocha, que acabó séptima en la segunda serie con un tiempo de 2:11:17, lo que no le permitía alcanzar las semifinales por solo tres puestos, acabando decimonovena. Poco después, a través de las redes sociales se mostraba muy decepcionada y crítica consigo misma. Desde aquí yo te quiero dar todo mi apoyo y ánimo.


            La otra española en esta prueba era la joven África Zamorano, que con su tiempo de 2:13:74 acabó también en séptima posición de su serie, quedándose como Duane sin la deseada clasificación para las semifinales. Su posición final fue el vigesimoquinto puesto.

            La superioridad demostrada por Katinka Hosszu en estas series hace que haya un tufillo a su cuarto oro en estos Juegos; y es que con su crono de 2:06:09 batió el record de su país que poseía la mítica Krisztina Egerszegi, además de sacarle casi segundo y medio a la canadiense Hilary Caldwell (2:07:40) que fue la segunda mejor y mas de dos segundos y medio a la tercera, Maya DiRado (2:08:60). El cuarto mejor tiempo fue para la alemana Lisa Graf y el quinto para la australiana Belinda Hocking. Decepcionante la actuación de Emily Seebohm y Missy Franklin, que aunque se clasificaron para las semis solo pudieron ser décima y undécima respectivamente. Y muy gratificante fue la clasificación de la grandísima Kirsty Coventry, la nadadora que ayer colgó el oro del cuello de Mireia Belmonte.


            Para el comienzo de la sesión de noche nos esperaban las semifinales de los 50 Libres, donde Florent Manaudou dio un golpe sobre la mesa en su defensa del cetro olímpico y con un tiempo de 21:32 dejaba claro quien era el máximo favorito. Por detrás de él también se metieron en la final Andrii Govorov y Anthony Ervin, que marcaron el mismo tiempo (21:46), Nathan Adrian (21:47), el joven británico Ben Proud (21:54), el local Bruno Fratus (21:71), el sorprendente lituano Simonas Bilis (21:71) y el sudafricano Brad Tandy (21:80). La escabechina de estas semis fue importante, puesto que se quedaron fuera gente muy importante que tenían aspiraciones de medalla como Luca Dotto, Vladimir Morozov, Cameron McEvoy y Santo Condorelli.

            La primera de las finales del día, los 200 Braza femenino, vio como la japonesa Rie Kaneto, poseedora de la mejor marca mundial del año y la única que había bajado de los “dos veinte” durante la temporada, se colgaba el oro con 2:20:30 gracias a su gran último largo, donde dejó claramente por detrás a una nadadora que suele tener un gran final como es la rusa Yulia Efimova, que con 2:21:97 repitió la plata de los 100, quedando el bronce para la china Jinglin Shi con 2:22:28, que fue de menos a mas. Fuera de las medallas se quedó la joven británica Chloe Tutton, que con 2:22:34 estuvo a punto de completar su gran remontada desde la calle 1, siendo quinta la australiana Taylor McKeown. La recordwoman mundial, la danesa Rikke Moller Pedersen, se hundió en el último largo, al que llegó tercera, para finalmente acabar en última posición.


            Estaba por ver si se rompería el dominio de los espaldistas estadounidenses en los Juegos Olímpicos, donde llevan subiendo a lo más alto del cajón desde 1996. La última vez que un representante de Estados Unidos no logró el oro en esta prueba fue en Barcelona’92, cuando el español Martín López-Zubero conseguía el primer oro olímpico para la Natación española, y en aquella ocasión el mejor de los estadounidenses fue Tripp Schwenk que acabó quinto, aunque luego fue plata en Atlanta. Desde entonces Brad Bridgewater, Lenny Krayzelburg, Aaron Peirsol, Ryan Lochte y Tyler Clary han demostrado su poderío en la especialidad y mas concretamente en esta prueba. Y estos grandes nadadores han encontrado sucesor en Ryan Murphy, que hacía el doblete junto a su oro de los 100 y se consagraba como el mejor espaldista de la actualidad. Murphy se hacía con el oro con 1:53:62, batiendo con solvencia al australiano Mitch Larkin, que fue plata con 1:53:96, solo una centésima por delante del ruso Evgeny Rylov, que fue bronce. Cuarto a bastante distancia del trío de las medallas quedó el chino Jiayu Xu y quinto el otro estadounidense, Jacob Pebley.


            Katinka Hosszu volvió a batir el record de su país con 2:06:03 en las semifinales de los 200 Espalda femenino y es la clarísima favorita para emular el doblete que acababa de realizar Murphy en los hombres unos minutos antes. Nuevamente sacó mas de un segundo de ventaja sobre sus principales rivales, Hilary Caldwell (2:07:17), Maya DiRado (2:07:53) y la china Yaxin Liu (2:07:56). Las malas sensaciones de la mañana se confirmaron en estas semifinales y tanto Emily Seebohm como Missy Franklin se quedaron fuera de la final, algo que si alcanzó Kirsty Coventry con el sexto mejor tiempo.

            Llegó el momento de Michael Phelps en una de las pruebas en las que había conseguido el oro en Atenas, Pekín y Londres, y no dio opción a ninguno de sus rivales. Pasó segundo el largo de Mariposa por detrás de Thiago Pereira, también segundo tras la Espalda a solo una milésima de su amigo Ryan Lochte, pero tras la Braza ya se colocó en cabeza y en el Crol sentenció para hacerse con el oro y dar un nuevo motivo para hacer crecer aún mas su leyenda. El tiempo de Phelps fue 1:54:66, sacando casi dos segundos al medallista de plata, el japonés Kosuke Hagino (1:56:61), mientras que una impresionante remontada en el Crol que lo llevó a pasar del séptimo puesto al tercero le dio el bronce al chino Shun Wang con 1:57:05. Ryan Lochte no pudo aguantar en el último el largo y acabó quinto con 1:57:47, aunque peor fue lo del brasileño Thiago Pereira, que pasó segundo en el último giro y acabo séptimo.


            Una nueva sorpresa, y ya van unas cuantas en estos juegos, se produjo en la final de los 100 Libres femenino, además de otros datos curiosos, porque el oro fue compartido por la estadounidense Simone Manuel y la joven revelación de los juegos, la canadiense Penny Oleksiak, que con 16 años batía el record mundial júnior. El tiempo que hicieron las dos, 52:70, además suponía un nuevo record olímpico. El bronce fue para Sarah Sjostrom con 52:99, que de esta forma lograba su tercera medalla en estos juegos, una de cada metal.  Cuarta fue Bronte Campbell y quinta Ranomi Kromowidjojo. La gran favorita y recordwoman mundial de este mismo año, Cate Campbell, se vino abajo en el segundo largo tras pasar en primer lugar por mitad de carrera con un tiempo rapidísimo y finalizó en sexta posición con 53:24.


            Sin apenas descanso, puesto que solo había pasado escasa media hora desde que se disputase la final de los 200 Estilos, y además con una ceremonia de medallas entre medias con él como principal protagonista, Michael Phelps se presentó en su puesto de salida para disputar la primera semifinal de los 100 Mariposa masculino. Lo de este hombre no es normal, eso creo que ya ha quedado suficientemente claro, y es que tras acabar prácticamente exhausto el cuarto día y con el palizón que llevaba este día fue capaz de nadar en progresión acabando segundo en su serie a solo una centésima de Laszlo Cseh, que hizo 51:57 y se clasificó para la final con el cuarto tiempo, siendo Phelps el quinto, y por lo tanto, nadará por la calle 2 en la final.

            El mejor tiempo para la final lo logró el singapurense Joseph Schooling, al igual que había hecho en las series de la mañana, con una marca de 50:83 y se presenta como el mayor enemigo para que Phelps repita lo conseguido hoy y vuelva a ganar el oro en la misma prueba en cuatro Juegos Olímpicos consecutivos, puesto que Phelps también fue oro en esta prueba en Atenas, Pekín y Londres. Pasó también a la final con la segunda mejor marca Chad Le Clos con 51:43 y como tercero el chino Zhuhao Li con 51:51. También estarán en la final Tom Shields, el ruso Aleksandr Sadovnikov y Mehdy Metella. Se quedaron fuera de la misma Konrad Czerniak, Santo Condorelli y James Guy.

            Y hasta aquí lo acontecido en la sexta jornada de competición, con la mirada puesta en la actuación de Mireia Belmonte en la final de los 800 Libres.
Vamos Mireia!!!!!

Ignacio Ortiz

@00CAFETERO