La selección española de baloncesto en silla de ruedas dio la gran sorpresa en los Juegos Paralímpicos de Río de Janeiro tras derrotar a una de las grandes favoritas como Australia, a la que batió en un gran encuentro por 75-64 (11-21, 24-12, 16-10, 24-21). De esta forma podrían pasar aún a cuartos incluso como primera de grupo y tener un cruce teóricamente más accesible. Recordamos que sucumbieron ayer ante Turquía y el liderato de su grupo A se complicaba, pero ahora es muy factible si consigue una victoria más, el próximo frente a Holanda.


El primero en anotar para España fue Asier García, intenso y vertical, aunque los australianos no tardaron en tomar el control del partido y ponerse por delante con un tiro libre de Bradley Ness (6-7). El empate lo lograba Pablo Zarzuela desde la línea de tiro libre pero un gran ataque del combinado australiano se materializó en un 2+1 para Jannik Blair y se fueron en el marcador (7-13). Con un triple, Shaun Norris puso la máxima ventaja en el luminoso (7-18) y provocó el tiempo muerto del seleccionador español José Manuel Artacho. La sequía anotadora seguía lastrando a España cuyo porcentaje en tiro exterior seguía siendo su gran asignatura pendiente en estos Juegos. A pesar de eso, Pablo Zarzuela y Jordi Ruiz sumaron sendas canastas al final del primer cuarto para poner el 11-21 en el luminoso.

Se estrenó en el 2º periodo Francisco Javier Sánchez, que acompañado en la anotación por Asier García (15-21) y la buena defensa esapñola, fueron los factores para que España acortara distancia (15-21). Norris quería ahogar la fiesta pero de nuevo Pablo, con un 2+1, mantuvo a la selección en el encuentro. A falta de 5 minutos para el descanso, Alejandro recortó distancia y Asier logró el empate a 25. Fueron minutos de igualdad, donde empezaron a destellear buenas combinaciones del equipo de Artacho, que volvió a mandar en el marcador. Además, gracias a una defensa seria y concentrada, los españoles llegaron al descanso manteniendo la ventaja 35-33.

Con la reanundación regresó la igualdad en la pista, con los Zarzuela liderando al equipo español y los australianos aprovechando sus rápidas transiciones hacia el aro. Asier puso el 43-37, a falta de 4 minutos para terminar el cuarto, acompañado de un Alejandro que se volvía a hacer grande en la zona con 3 canastas consecutivas. Artacho aprovechó estos instantes finales para dar salida a jugadores como Jesús Romero, que aprovechó para anotar, por lo que el banquillo español rotó y descansaron los titulares. Las incorporaciones aguantaron y acabaron el cuarto con un marcador de 51-43.

Todo se lo jugarían ambas selecciones en los últimos diez minutos aunque España parecía estar más enchufada, los españoles eran ambiciosos y, tras una gran jugada en transición, Pablo Zarzuela puso un colchón de 10 puntos de ventaja (58-48). Por parte australiana, Norris mantuvo a su equipo con opciones a pesar de chocarse una y otra vez con una seria defensa española. El español Carlos Vera también aprovechó sus minutos en cancha para sumar (65-54, a 2 minutos del final). La diferencia se mantenía y los segundos pasaban, Australia empezaba a desesperarse y a cometer faltas.

La línea de tiro libre se le trabó a España y a falta de un minuto un triple de Brett Stibners puso el 72-64. Pero la distancia fue insalvable y la selección española, que gestionó muy bien los segundos finales, volvió a sumar una nueva victoria por 75-64 y recuperó el liderato con 3 victorias y 1 derrota.