Tenían una misión difícil, preparar en 20 días una competición que el resto de selecciones llevan esperando un año. La selección española de fútbol para ciegos, que fue repescada para los Juegos Paralímpicos tras la expulsión de Rusia, llegaba a Río de Janeiro con el objetivo de competir y pelear por las medallas, pero ese objetivo se ha esfumado tras perder ante Argentina (0-1).

España suma dos derrotas en la fase de grupos y apenas tiene opciones de continuar en la competición, ya que China debe perder sus dos encuentros y "La Roja" vencer a México en el último duelo. Reto complicado para un equipo que llegó con poco rodaje y que lo ha intentado sin éxito sobre el césped de la ciudad carioca.

Ante el combinado argentino salía en el quinteto inicial con Pedro Gutiérrez, Javi Muñoz, Adolfo Acosta, Marcelo Rosado y Youssef el Haddaoui. Plantó batalla, pero un tempranero gol a la vuelta de vestuarios acabó con sus opciones. 

Argentina salió con el cuchillo entre los dientes y avisó pronto Maxi Espinillo con un disparo cruzado que repelió Pedro Gutiérrez. El portero madrileño respondió poco después a otro tiro de Froilán Padilla y a los 13 minutos, entre su guante izquierdo y el palo impidieron que la albiceleste se adelantara en el marcador.

En la siguiente jugada llegó la primera aproximación de España a la meta defendida por Darío Lencina con una jugada de El Haddaoui. "La Roja" frenaba los ataques de los "murciélagos" con una defensa rocosa que apenas dejaba espacio a su rival. Aunque Silvio Velo puso de nuevo a prueba a Gutiérrez, que despejó sin problemas. Y ya sobre la bocina, El Haddaoui tuvo en sus botas la mejor ocasión, aunque no llegó a conectar bien con el balón y su tiro fue manso a manos del cancerbero.

Tras el descanso, España salió más decidida, sin nada que perder y el técnico José Carratala dio entrada a Marcelo Rosado y al debutante Sergio Alamar, futbolista de Alicante de 15 años, para buscar más opciones en ataque. Sin embargo, a los 3 minutos de la reanudación, Nicolás Veliz se sacó un disparo que sorprendió a Gutiérrez y el balón se escurrió por debajo de su cuerpo. España se lanzaba con todo en busca del empate y casi lo consigue por medio de José Luis Giera ‘Pepelu’ y de Rosado.

El portero español impidió que el resultado fuese más abultado con varias paradas a Espinillo, el más peligroso de los argentinos. A falta de 5 minutos España reclamó un posible penalti sobre Adolfo Acosta, pero los árbitros no señalaron nada. Argentina tiró de oficio y pegada para llevarse los 3 puntos y alcanzar las semifinales, mientras que la selección española sigue sin estrenar su casillero a falta de su último partido en Río.